Los corotos en la calle
Reportaje
Album personal
Especiales
Fotodenuncia...
Links de interes
Curriculum vitae
Fotografías...
Aficiones
La Fotografía es protagonista
Ticket o pasaje completo

Cronología de una masacre
Avenida Moran
Los corotos en la calle

Imagen
Desde la esquina de Carmen hasta las adyacencias de Radio Caracas Televisión, en Quinta Crespo, el denominado Mercado de los Corotos se adueñó de las vías públicas, tanto peatonales como vehiculares. Cerca de 300 vendedores ambulantes circundan esta área y alegan que sus puestos incomodan sólo dos días del fin de semana
Cristian Fuentes

Lo que para unos es desecho, para otros es mercancía. Computadoras electrodomésticos, adornos, herramientas, repuestos de vehículos, películas, libros, celulares, pocetas y hasta ropa –nueva o usada–, se consiguen en el mercado de corotos de Quinta Crespo.


Quienes se dedican a la compra-venta de estos productos, lo hacen por simple necesidad. Alberto Moreno, quien perdió su trabajo hace 4 años, expresó “primero es la subsistencia, o uno se vuelve algo o se muere de hambre”.


Sin embargo, esa subsistencia de unos a veces se sobrepone a la de otros. Establecer los tarantines en plena vía pública, ha provocado que se afecte el libre tránsito peatonal por las aceras y calzadas de este sector.


Franklin Meléndez, quien funge como coordinador de un grupo de estos vendedores informales, explica que han desempeñado su labor desde hace mucho tiempo y que ni los peatones ni la policía les molesta. “Los que nos quieren fuera de aquí, son los dueños de los negocios cercanos”, expresó.


Meléndez asume que lo criticable de esta situación, es la basura que se acumula en los alrededores de los puestos luego de cada jornada de ventas, pues “cada quien debería hacerse responsable de sus desechos, pero lamentablemente no lo hacen”.


Las personas que circulan por allí, comentan que no se puede caminar tranquilamente por el sector. “Por un lado de la avenida están los vendedores de víveres y por el otro están los vendedores de corotos”, comenta un ofuscado peatón.


Cuando se les cuestionó a estos vendedores de calle acerca de la posibilidad de ubicarse en una sede fija, donde no interviniesen con la libre circulación, alegaron que el costo de estos locales es muy elevado con respecto a lo que pueden ser las fluctuantes ganancias generadas por este tipo de negocios.
imagen
imagen
Imagen
María Salazar posee una identificación que reza lo siguiente:

“Este carnet certifica que el portador es un vendedor regular comerciante informal del mercado de los corotos por más de dos años consecutivos, lo que le otorga seguridad de un puesto de 1 metro por 2, por la acera de la Baralt y sus adyacencias, hasta el mercado de Quinta Crespo”.

Valdría la pena preguntarse que dicen las autoridades locales sobre este respecto. Por los momentos, José Díaz, funcionario de la Policía Metropolitana adscrito al sector de Quinta Crespo, comentó que no existe orden de desalojo por parte de la alcaldía, sin embargo, tratan de mantener el orden con respecto al derecho del libre uso de las vías.
imagen
Cifras estadísticas:
El Instituto Nacional de Estadísticas (INE), ubicó el incremento del empleo informal en 53% del total de la fuerza de trabajo, equivalente a 5.250.000 venezolanos, datos tomados a comienzos del 2005.

Vale la pena destacar que estos trabajadores no gozan de ningún tipo de beneficio formal o legal, como seguro social, paro forzoso o créditos bancarios, pues al no tener un ingreso estable, no entran en estos rubros de beneficios tangibles, tanto monetarios como no monetarios.
imagen
imagen
imagen
imagen